Maestros capaces y comprometidos: la mayor riqueza que podemos poseer

Por: Mtra. Orly Picker, Coordinadora Académica del Programa de Nuevos Maestros

Uno de los principales objetivos de los colegios de la red es promover la educación judía de nuestros alumnos, la cual es el pilar fundamental de su formación, así como un medio de transmisión de identidad, de permanencia y de continuidad del Pueblo Judío.

Tengo tiempo preocupada por el deterioro de la relación de nuestros hijos con su identidad y con Israel, pues la fraternidad y reconocimiento de esta siempre cabal relación, se ve hoy vulnerada. El compromiso que debemos adquirir como padres de familia, radica en garantizar la calidad de la transmisión de nuestra identidad de una manera elocuente y estimulante, dentro de un marco formal de educación, aún envueltos en las complejidades posmodernas.

Retomar la vitalidad judía creadora significa reconocer la gran riqueza espiritual de nuestro pueblo. Tengamos presente que la mayor riqueza que podemos poseer es un grupo de maestros capaces y comprometidos con este gran reto y que de manera transformadora, reconquisten la atención de nuestros alumnos y su interés por el judaísmo, es decir arropar en significado judío a las nuevas generaciones.

La docencia en el mundo contemporáneo requiere de la formación de perfiles profesionales que promuevan en los alumnos valores universales y particulares, así como los contenidos generales y específicos para enfrentarse a un mundo globalizado, cambiante y tecnológicamente avanzado sin perder esa tradición exclusiva que nos identifica.

Es por esto que conmovida ante el compromiso de la Universidad Hebraica y Vaad Hajinuj por preservar la continuidad de nuestra tradición y sus valores universales, me he unido a esta titánica labor de diseñar, coordinar y proveer un programa de calidad para la formación de nuevos maestros en Estudios Judaicos y Hebreo, movilizando y reuniendo los recursos humanos que garanticen la calidad educativa que puedan dar respuesta a este gran desafío.

Hoy ya estamos listos, entusiasmados y preparados para poner en marcha un sueño más, para dignificar la labor invaluable de la Morá, para dar respuesta a la necesidad imperiosa de encender nuestros valores judíos y transmitir con pasión nuestra identidad a las nuevas generaciones.

Aquel hombre moderno que no intime con sus antepasados, con su historia de una manera decidida, estará condenado a la desilusión y al tropiezo.

Conoce más acerca de este programa en: www.universidadhebraica.edu.mx

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *