Ciencia médica y ciencia moral: la Bioética judía. Una conferencia de Analía Bortz

Analía Bortz es médico y es Rabina (la primera de Latinoamérica). Sus dos profesiones y su profundo conocimiento de ambas áreas, la colocan en un cruce de caminos interesante: puede explicar todo el proceso de los genes en el desarrollo de los fetos y, al mismo tiempo, es capaz de desentrañar los más recónditos misterios de la fe judía. Su posición, su naturaleza dual, la autoriza para hablar de ciencia y de la ética judía. En ella convergen dos antípodas. Si una es tesis y la otra antítesis, Analía Bortz es la síntesis.

En la conferencia “Bioética en el Judaísmo”, que se llevó a cabo el pasado 15 de mayo en las instalaciones de la UH, la Dra. Rabina Analía Bortz habló sobre algunos problemas de la ciencia al traer seres humanos al mundo desde la observancia judía. Así, por ejemplo, la Rabina aclaró que el judaísmo admite la donación de órganos, en contra del argumento de que regresaremos al polvo. La respuesta se encuentra en el Talmud, pues en este texto podemos leer que salvar una vida es salvar al universo. «El que salva una vida, no importa si es católico, judío, cristiano o de alguna otra religión, salva al universo entero», expresó la Rabina Dra. Bortz.

También se planteó el problema de la fecundación in vitro: el judaísmo permite descartar embriones, pero no admite la selección arbitraria de los genes que se desea transmitir: nuestra religión está en contra del diseño genético; acepta, en cambio, acepta la mayor viabilidad de la vida.
Además, habló sobre realidades de nuestra comunidad: por la endogamia, las comunidades ashkenazí presentan mayor incidencia del síndrome de Tay-Sachs y de otras enfermedades genéticas, lo cual origina un espectro de problemas relacionados con la reproducción asistida. Es en este punto donde deben entrar en acción la ciencia (para saber qué hacer) y la ética hebrea (para saber si hacerlo es correcto o no).

De este modo, la conferencia exploró problemas y adelantó soluciones basadas en la autoridad que le da a Analía su condición de médico y Rabina. La Universidad Hebraica está comprometida con la propiciación de estos espacios tan fecundos. No es tiempo de establecer paradigmas dogmáticos, sino de abrir espacios para la discusión y para la producción de conocimientos. Sea bienvenida siempre, Rabina Analía Bortz.

Conoce todos nuestros programas en Estudios Judaicos

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *