¿Cómo cultivar un judaísmo tolerante, receptivo y amistoso? Testimonio del Dr. Eitan Chikli, Rector de la Universidad Hebraica de México

El Dr. Chikli quien antes de su nombramiento como Rector de la UH, se desempeñaba desde hace 26 años, como Director General de Susan y Scott Shay del Fondo de Educación TALI, nos platica sobre su experiencia: “llegué a TALI en 1994 y rápidamente me di cuenta de que obligar a los niños a usar una kipá, no necesariamente conectaba con la mayoría de los israelíes. Las oraciones dejaron de ser obligatorias y las escuelas adoptaron un estilo de vida más liberal. Esto se veía como un riesgo, pero cada vez más escuelas y padres acudían a nosotros. El mensaje de TALI ha evolucionado a lo largo de los años; ahora su misión es reconciliar al judío israelí con su herencia espiritual y cultural. Hablamos sobre los valores judíos y su énfasis, dando a estos aspectos del judaísmo el honor que merecen. De menos de 15 escuelas cuando comenzó, la red TALI ahora abarca cerca de 120 escuelas y 220 guarderías que atienden a unos 65,000 niños. Más del 10 por ciento de las escuelas primarias judías han adoptado el programa. A lo largo de los años, el Fondo de Educación TALI se ha convertido en un líder e influyente organización de renovación judía en Israel”.

“El comportamiento de algunas personas religiosas aleja al secular, e incluso provoca repulsión”, señala. “Los israelíes seculares han encontrado una manera de pertenecer a Israel sin ser religiosos, al tiempo que reconocen el vínculo con el pasado a través del Tanaj [Biblia]. El judaísmo se puede relacionar como cultura, valores, idioma hebreo… no solo religión. No olvidemos que las raíces del sionismo se encuentran en parte, en las personas que dejaron la religión o trataron de formar un nuevo tipo de judaísmo: el ‘nuevo judío’”.

“He visitado muchas escuelas judías en el extranjero», comenta el Dr. Chikli. “La educación judía en la diáspora es esencialmente educación religiosa, a diferencia de su papel en Israel. TALI permite múltiples componentes de la identidad judía: el hebreo moderno no es sólo un idioma de oración, sino un idioma nacional, el judaísmo no es solo religión, sino también familiaridad con la geografía y la historia del país, los valores judíos, el pueblo, la conexión con la patria judía, la cultura y servicio nacional… estos aspectos apenas existen en el exterior «.

“La interfaz con las comunidades judías en el extranjero es importante porque dependemos unos de otros. Explicamos que hay otros tipos de judaísmo [además del ortodoxo]. Todos los años nos reunimos con líderes judíos durante una gira de una semana; muchos de los militantes por la paz en Estados Unidos son rabinos conservadores y liberales cuyas opiniones se basan en los valores judíos”.

“De esta forma fortaleces tu propia identidad, a través del espejo. El objetivo no es político; es educación a través de la comparación cultural”. Lo vemos como parte de la educación judía: conocer al otro, explicar quién eres. Esta meta se ha cumplido y tiene el valor agregado de romper con los estereotipos; es más notorio entre los maestros y directores que han establecido conexiones profundas y amistosas «.

“Todo éxito depende de tres componentes: visión, apoyo y capacidades”

Como Rector de la Universidad Hebraica, el Dr. Chikli tiene la encomienda de seguir fortaleciendo una comunidad ya sólida, y consolidar los lazos con las instituciones académicas israelíes. “Estoy al frente de la única universidad judía en América Latina. Es una universidad de nicho, cuya misión es promover el liderazgo transformador, por medio
de una educación basada en el Tikun Olam, la innovación, el fortalecimiento y la difusión de la cultura judía, en diálogo con la comunidad judía, la sociedad mexicana, el Estado de Israel y el mundo. Finalizo afirmando, que como educadores, nuestro papel principal es influir positivamente en los procesos a largo plazo que requiera nuestra sociedad, cultivando los valores universales de nuestra herencia milenaria”.

Parte de la información de esta nota, fue obtenida de la entrevista realizada por DANIEL BEN-TAL para The Jerusalem Post

Foto: The Jerusalem Post

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *